¿Qué tipo de viajero eres?

Apr 15, 2021 | Rápido Ochoa

Los tiempos que vivimos nos ofrecen la oportunidad de mirarnos, conocernos y entendernos, incluso al viajar. Te has preguntado ¿qué tipo de viajero eres?. 

En toda actividad que realizamos tenemos un objetivo, aunque ni siquiera lo pensemos. Al viajar resulta obvio que tenemos un motivo para hacerlo.

Más allá de la modalidad de transporte que decidamos al viajar y de las razones que nos motivan, también existen actividades que priorizamos cuando viajamos. Lo que nos ubica en alguna de las clasificaciones más comunes o tipologías de viajero. 

Aquí les compartimos algunas clases de viajero de turismo que nos encontramos en www.losapuntesdelviajero.com

  • El fotógrafo. Puede viajar con pocas prendas, pero sin cámara (o cámaras) nunca. Aunque ha podido evolucionar con la era digital (dispositivos livianos), sigue siendo reconocible por llevar 5 kilos de peso al cuello y muchos accesorios supuestamente útiles. Lo curioso de este tipo de viajero es que todas sus fotos son muy bonitas, artísticas, pero casi nunca lo vemos en ellas. 

  • El coleccionista. Tiene un listado con las “cosas que hay que ver” y las va tachando según avanza el viaje. A veces se pierde de contemplar la calle que camina simplemente porque no está en la guía de recomendados. Reúne tickets de lugares que no puede recordar (porque estuvo 15 minutos) y una foto delante de cada edificio ilustre que visitó. Aunque, sí tiene claro la cantidad de lugares visitados. Lo curioso de este viajero es que “ve la Tierra como un tablero de Risk”, aquel juego de viajes por el mundo.

  • El alternativo. Su principal objetivo es evitar al resto de turistas y cualquier foco de interés público en general. Para él los lugares imperdibles son los que no figuran en las guías. La calle realmente bonita siempre es la de atrás de él, el paisaje más asombroso es el que parece siempre solo y los mejores lugares para comer son los que que te encuentras explorando callecitas.

  • La oveja. El turista oveja necesita que le guíen incluso para encontrar el baño. No sabe (ni le interesa aprender) hacer un plan de viaje propio. Prefiere pasar por una agencia de viajes. Los lugares costeros y de playa son sus preferidos. Es frecuente encontrarle en cruceros por el Mediterráneo o planes todo incluido. Es muy raro que se tope con el “viajero alternativo”.
  • El pastor. En clara contraposición al viajero oveja, el viajero pastor siempre controla la situación y toma decisiones incluso cuando no tiene ni idea de lo que está haciendo. Habla con todo el mundo en cualquier idioma, interpreta mapas indescifrables y confía en su instinto para llegar a su destino. Si el viajero pastor te hace dar un rodeo es para que conozcas mejor la zona.

  • El consumista. Su equipaje pesa 5 kilos a la ida y 32 a la vuelta. Su afán por acumular recuerdos no tiene límites. Además, gusta de comprar “cositas” a buen precio: ropa, zapatos, vajillas, accesorios de hogar o personales e incluso algún dispositivo tecnológico. Todos sus amigos y familiares tienen mini réplicas de lugares emblemáticos que les trajo. 

  • El intrépido. Este viajero no teme a nada ni a nadie. Se siente cómodo en los barrios más marginales de las ciudades casi pueblos. Se come esos platos exóticos (de bichos) que los demás no se atreven ni a mirar. Cuando narra sus viajes la gente se muestra incrédula, pero suele tener alguna foto borrosa que demuestra que el tiburón era verdad.

  • El camaleón. Es aquel que disfruta la inmersión en la cultura y costumbres lugareñas con absoluta facilidad, llegando a cambiar de vestuario, lengua y color de piel si es necesario. Después de una semana de viaje es imposible distinguirlo de los nativos. Es muy sensible a esos detalles que suelen pasar desapercibidos para los demás: la mirada perdida de un anciano, la sonrisa de una niña que juega en la calle o dos perros apareándose en medio de la carretera.

Desde luego, puede haber muchos más tipos de viajeros de turismo. 

Para quienes hacen planes de viaje en bus, el turismo en familia es una excelente opción de descanso económico y conveniente.

Tras seis décadas de servicio, en Rápido Ochoa hemos encontrado tres tipos de viajeros predominantes en nuestras rutas:

Por turismo. Este tipo de viajero suele salir de paseo.  Viaja en bus para divertirse (sólo, en pareja o en familia) y conocer lugares nuevos. Comparte la motivación de muchas personas que buscan aprovechar los fines de semana alargados por días festivos. Una opción inteligente para viajar por disfrute durante todo el año.

Por hábito familiar. A este tipo de viajero lo motiva descansar, cambiar de ambiente y de rutina semanal. Y de paso, aprovechar su tiempo libre para visitar a la familia. Esta costumbre cultural es propia de los jóvenes que habitan los centros urbanos para estudiar y trabajar, y consideran como su hogar aquel lugar relativamente cercano donde está su familia.

Por compromiso. Asistir a una cita médica o de trabajo, viajar para cumplir compromisos importantes, es la motivación de este tipo de viajero en bus. Si es por temas de salud, suele estar acompañado. Es el viajero que prefiere acudir a empresas de transporte confiables en sus horarios y convenientes en las rutas que ofrecen para garantizar que llegue y regrese a tiempo.

Para estos tres tipos de viajeros en bus, hacerlo en vehículos modernos que les brinden comodidad en el servicio y tranquilidad por los protocolos de mantenimiento y bioseguridad, es el principal aspecto al que están atentos cuando deciden en quién confiar para transportar sus ilusiones y a ellos mismos.

Para elegir tu ruta y tarifa mas conveniente

Redacción: Angélica Estrada

0 Comments

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *